Música / Herb Alpert: Whipped Cream And Other Delights

  • Intérprete(s): Herb Alpert & The Tijuana Brass
  • A&M Records SP-4110 (1965). LP. Producción: Herb Alpert y Jerry Moss. TT: 28:28
  • Calidad musical:
  • Calidad de sonido:

Un clásico de tiendas de segunda, un homenaje al *kitsch pop*, el *soundtrack* para una pesadilla de corte *South of the border*… miles de cosas se han dicho y dirán del clásico álbum de 1965 *Whipped Cream And Other Delights* del afamado trompetista Herb Alpert y su agrupación Tijuana Brass. A más de 40 años de su lanzamiento, puede ser difícil para algunos creer que la música de este disco fue en su momento tan popular como lo era la de los Beatles o los Rolling Stones.

De primera entrada, el diseño de la cubierta es un clásico instantáneo. No es dificil imaginar cómo la imagen de una joven sin más cubierta que un montón de crema batida (en realidad, crema para afeitar) formara parte de las fantasías onanistas de miles de jóvenes de hace 40 años (y contribuyera al gran volumen de ventas de este disco). Ya puestos con la música, el sonido del Tijuana Brass era una fusión de elementos del jazz y pop norteamericanos con sus símiles latinos, en particular de México. Como dato curioso, ninguno de los integrantes originales era de origen hispano — algo impensable en nuestros días, pero no en la Norteamérica de la Guerra Fría y Vietnam de los años 60.

Como parte del concepto, todos los títulos de las canciones están relacionados a “delicias” comestibles — *A Taste of Honey, Green Peppers, Tangerine, Lollipops And Roses* … Para el lanzamiento de *Whipped Cream*, Herb Alpert ya había sentado un precedente y tenido un moderado éxito con su LP *The Lonely Bull*, primer exponente del sonido *mexipopjazzero* del Tijuana Brass. El estilo alegre y desenfadado de melodías como *Whipped Cream* tuvo eco en algunos programas populares de TV de la época en Estados Unidos, quienes hicieron de este disco una especie de *soundtrack* para sus espectáculos y, por ende, en el subconsciente de toda una generación en Norteamérica.

El sonido característico de Herb Alpert con su trompeta era logrado usualmente a través de mucho *reverb* y sobremezclas que daban la ilusión de multiplicar su instrumento por cuatro o cinco integrantes tocando al unísono. No todas las piezas de *Whipped Cream* son atractivas para estos oídos; algunas, como *Peanuts* y *El Garbanzo* en el lado B del LP, parecen sacadas de la pesadilla de una estereotípica fiesta mexicana intoxicada de tequila, mezcal y piñatas. En contraste, la cara A del disco (o los 6 primeros tracks del CD) pueden escucharse de contínuo y sin problemas.

En suma, un clásico del *pop* que es más conocido por su portada que por su música, pero que también constituye un espejo de una época en que lo latino era visto como un escape a lo idílico, a lo exótico, y que sigue dando de qué hablar aún después de 40 años de lanzado.

Para celebrar este acontecimiento, la disquera Shout! Factory relanzó el álbum en una reedición especial autorizada por Herb Alpert y masterizada por el legendario Bernie Grundman, así como un disco de versiones remix –*Whipped Cream And Other Delights Rewhipped*– del que estaremos comentando la próxima semana.

¿Fue este artículo de tu interés?

Si te gustó lo que leíste, puedes agregarlo a:


Información