Música / Ozomatli: Street Signs

  • Intérprete(s): Ozomatli con participación de Eddie Palmieri, DJ Cut Chemist, Les Yeux Noirs, Hassan Hakmoun, y otros.
  • Concord Records CCD-2200-2 [DDD]. Tiempo total: 51:33. Ing.Sonido: Seth Presant. Masterizaje: Chris Gehringer.
  • Calidad musical:
  • Calidad de sonido:

La ciudad de Los Angeles en California, Estados Unidos, es un inmenso *melting pot* de culturas, etnias y tradiciones. Desde los ubicuos mexicanos, pasando por argentinos y españoles medio perdidos, hasta taxistas árabes componen la gran ciudad. Y por eso quizás pocos grupos siento que representen musicalmente esa inmensa diversidad cultural como Ozomatli, agrupación originaria de esa ciudad –no podría haber sido de otro modo–. *Street Signs*, su producción del año 2004, es un *melting pot* musical llevado al extremo, pero que en vez de ser un revoltijo urbano indigesto de estilos incompatibles, es algo que de alguna manera (casi siempre) funciona.

Ozomatli significa “Dios del baile, el fuego y la música”, en el idioma nahuatl, y sus inicios se remontan a finales de los años 90 en el circuito *underground* del área de Los Angeles y San Diego. Para *Street Signs*, Ozomatli suma su idiomática musical chicano-latina al de bandas como Les Yeux Noirs, el solista de sintir (un instrumento marroquí entre guitarra y laúd) Hassan Hakmoun, La Orquesta Sinfónica de Praga y el legendiario pianista salsero Eddie Palmieri. Muchas de las piezas del disco son ricas en elementos árabes (percusión, cuerdas, darbuca), en particular el tema con que abre el disco, *Believe*, así como *Who’s To Blame*.

El tema homónimo del disco, *Street Signs*, mezcla en una sola base de ritmo *cante jondo* gitano, trompetas de mariachis, salsa, y hip-hop completo con *rappeo* y *scratches* de tornamesas. *World Music* a la enésima potencia. Si me preguntan a qué “suena” la ciudad de Los Angeles, sin duda alguna me referiría a esta pieza. Sólo traten de imaginárselo. Sin embargo, para aquellos que han seguido la trayectoria del grupo desde sus inicios, esto no les será para nada extraño.

Por otro lado, los temas *Nadie Te Tira* y *Déjame En Paz* se prestan más para una sesión de brincoteo y lo que mi colega Sebastián llama el *movereseculismo*, que para sentarse a hacer un análisis de características musicales y sónicas. Yo tuve la suerte de ver a Ozomatli en vivo hace unos años en San Francisco, y la verdad es que lo menos que son es una banda de sentarse a escuchar. Son incitantes a la participación y al baile ciento por ciento. Cuando *Ozo* toma control de la pista, todo lo demás pasa a segundo plano.

De haber puntos flacos en el disco, serían un híbrido de tango que no termina de cuajar en *Te estoy buscando* y el track final, *Cuando Canto*, que se me hace algo pretencioso y nada envolvente… pero por lo demás, un álbum que no desmerece en absoluto y que solamente podía haberse concebido en un gran laberinto multicultural.

La disquera Concord Records acaba de sacar otro álbum de Ozomatli titulado Live At The Fillmore, que suponemos es aún más espectacular e impresionante por sus versiones en vivo. Esperamos contar con un *review* de este disco en un futuro cercano.

* Adquirir *Street Signs* en amazon.com

¿Fue este artículo de tu interés?

Si te gustó lo que leíste, puedes agregarlo a:


Información